El blog de la zoocióloga que quería ser escritora

ETERNAMENTE EN OBRAS - Este blogue naceu da cecesidade de sacar fora o meu mundo interior, como ferramente que me axudou a aprender a expresar e transmitir sentimentos en sensacións. Escribir foi o que fixo de min unha persoa que conseguiu evolucionar ata o punto no que me atopo hoxe.

Neste blogue atoparás textos en galego e en castelán porque dependendo do día no que esscriba e dos sentimentos do momento a lingua que se pronuncia pode ser calquera das dúas.

28 julio, 2012

¿Sueña tu vida o vive tu sueño?

Dicen por ahí que para seguir soñando lo primero que hay que hacer es despertar. Pues bien, yo creo que los sueños están bien para las noches y los momentos en los que el cerebro desconecta de la realidad y vaga libremente entre recuerdos y realidades, se reune con gente que ya no está aquí y te revela situaciones que a veces incomodan. Otras veces los sueños te permiten ver lo que realmente queires llevar a cabo y esos, son los sueños que hay que perseguir.

No he pasado el mejor año de mi vida y aún así encuentro motivos por los que sonreír cada día. Mis aspiracioes son sencillas, sueño con ser feliz. Pensarán algunos: ¡qué cosa tan poco concreta!; y yo les digo que las cosas sencillas, por poco concisas que resulten, son las que se pueden conseguir. El cómo, no lo sé; el cuándo, ahora; con quién, con "mi gente" y el porqué, porque me gusta. No tengo grandes metas, no soy constante y puede que a veces me pierda en el camino. Pero aquí voy, armada y llena de valor tratando de no temer a la vida y a los riesgos que hagan peligrar la estabilidad de lo que vaya deseando en cada momento.

Con mi modo de pensar que evoluciona cada día más y mis amig@s voy salteando los obstáculos. Son tiempos difíciles para el conjunto de la sociedad, los valores se han quedado apartados a un lado, las palabras vuelan con el viento y las promesas se difuminan en el tiempo. La palabra de una persona no vale nada y la hipocresía se instala entre tanta tecnología en nuestras vidas para quedarse. Olvidamos las relaciones personales y las sutituimos por "relaciones" cibernéticas que valen lo que cada cual quiera pagar. Para mí, salvo excepciones, no valen mucho. Prefiero el trato físico, el tú a tú, el llamado face to face... Aunque tengo que reconocer que este invento de Internet permite mantener contacto con gente a la que quieres y a la que a penas ves por circunstancias de la vida... es un poco un arma de doble filo que si se emplea bien acorta distancias y si se abusa de su us distancia a las personas.

Existen personas a las que veo muy de vez en cuando, unas están lejos y otras son del mismo pueblo natal que visito casi cada fin de semana. Dentro de ese grupo de gente hay "personitas" que merecen una especial mención por haber aparecido en mi vida (o yo en la suya) en momentos puntuales y concretos. Una de esas "personitas especiales" es alguien a la que hace tiempo le dediqué un artículo hace ya unos cuantos años (http://viviendoenzoociedad.blogspot.com.es/2006/10/campanilla.html). 

Campanilla es la persona elegida a la que dedico mi artículo de hoy. En medio de una crisis económica (acentuada en este país de pandereta en el que nos tocó vivir) donde la tendencia normal es la destrucción de empleo, hay soñadores/as que se arman de valor y se enfrentan a la situación muy valientemente. En tiempos de prosperidad es muy fácil ser emprendedor, lo difícil es desmarcarse de toda esta dinámica gris (casi negra) en la que nos vemos inmersas por la situación económica y político-social.

Admiro pues a Campanilla que ha montado una clínica veterinaria genial, con todo lujo de detalles positivos y alegres, mimando cada rincón  y cada detalle dejando su impronta (y la de su hermano) en cada esquinita. Me encanta el lugar (y eso que lo he conocido antes del momento de su inaguración, un poco de strangis), está muy bien pensado para evitar el estrés de nuestras mascotas diferenciando espacios para cánidos y félidos tanto en la sala de espera como en la zona de hospitalización.

Me gustaría poder leer el futuro y contarle a Campanilla lo bien que le va a ir en esta nueva etapa de la vida o mejor aún, me gustaría poder escribir su historia como escribo este artículo contando lo bien que va a ir la vida de ahora en adelante. Escribir un final alegre y bonito donde nadie coma perdices pero todos sean felices. 

Suerte, amiga mía. Estás viviendo tu sueño así que disfruta cada instante y cuando necesites algo sólo sílbame.

26 julio, 2012

El porqué... los perros se huelen el culo

Hace mucho, mucho (mucho no lo siguiente) tiempo el mundo no era como lo conocemos, el ser humano no era quien dominaba la Tierra. Los amos y señores del planeta eran entonces los perros y eran ellos quienes gestionaban los recursos del planeta. Entonces todo era verde y azul, los bosques eran frondosos y los mares estaban impolutos, la contaminación no se había inventado pues los cánidos eran responsables y consecuentes con la paz y la harmonía del planeta que habitaban.

El ser humano, no sé dónde estaba, pero en este cuento no tiene más cabida que el ser narrador de una historia que contaba una persona muy importante en mi vida, mi padre. Por desgracia ya no está, pero me quedo con aquellos cuentos que contaba tan alegremente como si fuesen verdades científicas, a mí me encantaban. No quiero dispersarme y perderme entre historias que no forman parte de la historia, así que continuaré.

Hablaba pues de esta sociedad perruna que vivía en sincronía con el planeta. Había entonces perros de todos los tipos y tamaños y para garantizar un buen funcionamiento de su sociedad tenían un sistema de organización muy parecido a lo que ho conocemos como "democracia". Se reunían a menudo para tomar decisiones importantes en juntas locales, regionales e incluso mundiales y debatían sobre todos los puntos posibles que pudieran afectar al correcto funcionamiento de su "zoociedad". Aquello sí era representativo, no como ahora... se debatían los pequeños detalles y los grandes hitos a realizar y hasta aquel fatídico día en el que todo ocurrió habían transcurrido las reuniones sin altercados.

Resulta que entonces los perros colgaban sus culos en los percheros cuando entraban a algún lugar público, en cafeterías, en salas de reuniones, ... Como vienen haciendo en nuestra era los caballeros con sombrero. En ese día nefasto en que todo ocurrión, se celebraba una cumbre mundial donde representantes perrunos de todas partes del mundo se reunían para decidir sobre el rumbo que iba a tomar un conflicto mundial que había surgido (¿el qué?, nunca me lo llegaron a contar) pero debemos suponer que el asunto era algo muy importante y secreto ya que los ánimos estaban bastante crispados.

La reunión se celebró en algún lugar del mundo que jamás se llegó a documentar, supongo que por el secretismo del asunto, y por seguir el protocolo todos los cánidos según entraban a la inmensa sala donde tenía lugar la toma de decisión, colgaban sus culos en los muchos percheros que se encontraban allí para tal fin. Tomaron asiento y comenzó la toma de decisiones punto a punto según marcaba la orden del día. A medida que entraban en asuntos más importantes los ánimos empezaron a calentarse más y más, unos decían que sí, otros que no, algunos no opinaban y solo criticaban las dos opciones posibles, hubo incluso alguno que se durmió en la sala (esto sigue pasando a día de hoy en el Congreso) y hubo quien con desaires abandonó la sala de mala gana para ir al bar.

En el exterior estalló una guerra por no sé qué motivo y cuando la noticia llegó al interior de la sala de reunión, todos los canes se pusieron nerviosísimos y se montó una pelea. Cuando se oyó estallar bombas cercanas todos los asistentes decidieron abandonar la sala por seguridad e irse a refugiar a no sé bien dónde. Según salían del lugar y con las prisas que llevaban cada can cogió el culo que le correspondía por lo que nadie se llevó el que había traído de casa.

Tras el estallido de este conflicto mundial canino, la especie involucionó y sufrió cambios que ahora vemos normales. Los perros tuvieron que caminar a cuatro patas pues el desgaste que les causó aquel conflicto terminó por hacerlos cuadrúpedos y como consecuencia de aquella reunión en la que cada perro cogió un culo que no era suyo a día de hoy tiene un comportamiento que a muchas personas llama la atención (sobre todo a los/as niños/as). Cuando dos perros se encuentran por la calle lo primero que hacen es olerse el culo precisamente porque todavía siguen buscando su culo original perdido entonces.

Esta historia que explica por qué los perros se huelen el culo cuando se conocen me la contaba mi padre desde niña, a día de hoy me sigue fascinando. Mi padre ya no está pero sus historias siguen presente en mi persona.

24 julio, 2012

Escritora tardía

Ayer he visto un titular que me ha hecho pensar un poco. Quizá lo que haya pensado no es de lo más brillante y mejor escrito que haya publicado en el blog, pero sí que me gustaría compartirlo en la red. 

Ayer, un año después de la muerte de Amy Winehouse, moría una escritoria y editora catalana y lo que me ha causado especial atención es la calificación que le han dado a esta mujer a la hora de recoger la noticia. En algún medio de comunicación recogían con este titular la noticia: "Tusquets, de consolidada editora a escritora tardía". Yo no he leído nada de esta mujer, es más, me sonaba su nombre así de pasada pero me ha llamado la atención el concepto "escritora tardía". Tengo que reconocer que además me llamó la atención que se le diera más importancia en los medios a una cantante británica a que a una escritoria nacional, pero ese es otro tema y no quiero desviar la atención.

Yo no soy escritora profesiona, no porque no quiera, sino porque soy la cosa más inconstante del mundo, pero al fin y al cabo me considero "escritora". Por definición alguien que escribe es escritor o escritora dependiendo del género al que pertenezca. Me pregunto si yo también seré tardía... 

Con esta reflexión tonta se me ha dado por buscar en mi memoria el momento en que empecé a escribir, no lo recuerdo bien. Supongo que si nos vamos al sentido estricto empezaría a escribir allá en el parvulario, primero letras y luego palabras fáciles como "Ma, me, mi, mo, mu" que desembocaron en "Mi mamá me mima". Una vez controladas todas las letras y sus correspondientes fonemas, sería en primero de primaria cuando empezarían los dictados y las clases de gramática, ortografía para escribir mínimamente bien e ir cogiendo soltura en la sana práctica de escribir. Con los años y a medida que avanzaba en E.G.B los dictados se convirtieron en redacciones y las redacciones en intentos de crear y preservar un diario que nunca fui capaz de mantener. 

Ahora que me pongo a hacer memoria creo que empece a escribir allá en instituto, cuando todo mi interior empezó a teñirse de negro con quince y dieciséis años. Las nuevas tecologías tuvieron parte de culpa, empecé a cartearme con una chica Viguesa que conocí en un chat a la que le contaba mis historias. Entre tantas ideas descabelladas y tantos complejos la única forma que tenía de expresarlo era mandándoselo en forma de misiva a una tal "Raquel", una chica algo mayor que yo y que parecía tener las ideas más claras. Nos habremos intercambiado una docena de cartas en no sé bien cuánto tiempo pero el hecho de empezar a sacar fuera mi mundo interior empezó con esa correspondencia. 

Cuando tuve la ocasión de tener acceso a internet de forma más asidua un día decidí crear un espacio de escritura, un blog al que llamé "¿Entiendes?". Para entonces ya había probado en más de una ocasión el placer que producía escribir en un papel las cosas de la mente. Corría el año 2005 y yo estaba más perdida que un pingüino en garaje o que un cura en un prostíbulo (quizás ahora los religiosos se encuentren en el burdel como en su casa...) pero de forma asidua empecé a escribir historias ahí, a publicar letras de canciones que signifcaban algo para mí, declaraciones de todo tipo (de intenciones, de amor, de guerra) y en un determinado punto de mi vida decidí abandonar aquel espacio web y empezar uno nuevo (quería romper con el pasado y empezar con el futuro viviendo el presente de entonces). El nuevo bitácora se llamaba "Viviendo en Zoociedad" y creo que este espacio durará en el tiempo hasta que yo me vaya de este mundo o se gener un nuevo punto de inflexión tan radical como aquel que me impida incompatibilizar nuevos proyectos con mi espacio tan querido. Podré escribir con más o menos frecuencia o podré pasar semanas sin tener algo que contar o publicar, pero siempre acabo subiendo algo en algún momento del año (canciones, poemoas, historias, relatos...). Todo vale con tal de no perder la práctica de compartir historietas con la gente que pulula en la red.

Me han leido diferentes personas a lo largo de la existencia de mis bitácoras: personas que me seguían de forma asidua en diferentes puntos del país, gente que me han dejado leer, que me ha comentado alguna entrada, me ha criticado, o a la que he resultado ideferente... pero yo no escribo para el poco publico que puedo tener sno que que sigo escribiendo para mí, como medida de escape, para decir cosas al mundo, para dedicarle cosas a gente que no me deja indiferente, para hacer llegar mensajes al más allá... Escribo para mí y lo comparto con aquellas personas que me queiran leer, pero hay que entender el porqué de esta de todo esto.

Hay gente que me anima a seguir escribiendo, hay gente que ya no me lee, pero doy gracias a todas esas personas que me animan y me dicen que lo que hago en este espacio lo hago bien. Por esas personas es por las que me siento una escritora, ¿tardía? No lo sé... Ustedes juzgarán si soy una escritora tardía o con retraso, pero quizás algún día consigua reunir la fuerza y la constancia necesarias para escribir una historia (o muchas) y sacarla en formato papel para que aquellas personas que no conozcan esa Lupi escritora que se oculta tras un pseudónimo regalado. 

Quizás un día los periódicos hablen de Lupi Luke, "una escritora tardía"... espero que entonces no sea una necrológica.

21 julio, 2012

Carta a mi prima Bego (II)

Querida Bego, 

 Hace ya un año que nos dejaste y no ha habido un solo día en que no nos hubiésemos acordado de ti. Tus amigas y amigos, tu familia y toda aquella gente que te conoció tal como eras guardará siempre una imagen grandiosa de tu persona. 

Te fuiste amargamente tras una lucha encarnizada con una enfermedad que nadie está libre de sufrir y que se cobra un precio muy alto cuando te toca. Te marchaste al verte derrotada y sin fuerzas, nadie te lo reprochará nunca porque has sido y siempre serás una luchadora nata, una mujer grandiosa con una fortaleza interior que de alguna forma nos has transmitido. 

Con tu marcha dejaste un hueco enorme en nuestras vidas, en la de tu madre, en la de tu familia, en la de las personas más allegadas... y un año después de tu marcha podemos decir que jamás podremos llenar ese hueco que nos queda, pues eras tú y únicamente tú quien se había labrado ese espacio en nuestros corazones. Nadie que te haya querido un poco te olvidará jamás. 

Me arriesgo a sonar redundante con lo que te quiero decir, pero los sentimientos son así de caprichosos y a veces se antojan repetitivos: te echamos mucho de menos. Las risas saben de forma diferente cuando no se reflejan en aquellos tus ojos verdes. Buscamos en las miradas de la gente un pedacito de ti y a veces, con un poco de suerte, encontramos tu impronta en muchos lugares: los ojos de una desconocida, el “glamour” de alguna persona, los paseos por playa, los sueños, las risas, los libros, las películas... Cualquier excusa es buena para encontrarte. 

Nos has enseñado a continuar en la adversidad, a pelear a pesar de la derrota, a renacer de nuestras cenizas como lo hacía aquella ave mitológica con la que siempre te identifiqué, el Ave Fénix... Gracias por enseñarnos tantas cosas positivas y perdona que a veces estemos tristes al recordarte. Realmente la tristeza no la provoca tu recuerdo, pues gracias a todos esos momentos compartidos contigo, cada uno de tus allegados guardamos un pedacito de tu historia, lo que se nos hace verdaderamente duro es el hecho de que no podremos compartir más buenos momentos, ni tocarte, ni abrazarte. 

Te vemos cuando cerramos los ojos, cuando miramos al mar, cuando alzamos la vista al cielo o simplemente cuando pensamos en ti... te vemos mas no podemos tocarte y eso duele. De ahí viene la tristeza y la impotencia, por eso no queremos que nos tengas en cuenta esos momentos de debilidad pues nos gusta recordarte con una sonrisa pintada en la cara y una esperanza guardada en el corazón. La esperanza de que quizás en otro tiempo y en otro lugar nos encontremos de nuevo para rememorar viejos tiempos y generar nuevas historias divertidas y alocadas que contar. 

Te querremos siempre, Ave Fénix. Gracias por formar parte de nuestras vidas.

11 julio, 2012

(Pan y) Circo

"Pan y circo, pan y circo..." es una expresión que me recorre la mente cada día con más fuerza. Pan y circo. Cuanto más pienso en el asunto menos lo entiendo. Hoy el (des)gobierno de este país de pandereta que no voy a mentar ha anunciado unas medidas poco agraciadas y muy polémicas. 
Hasta el momento el (des)gobierno que tenemos ha conseguido hacer lo que nadie ha conseguido antes, cumplir todas sus promesas electorales. ¡Ah, no! ¡Coño! ¿En qué estaría pensando? Esto no es el mundo al revés, ¿no? ¿En qué estaría yo pensando...? Y de nuevo viene a mi mente "pan y circo"... ¡Pero, joder, si no tenemos pan! ¿Y el circo? Emm... 

¿El circo, ... el circo? ¿Dónde coñoestán los payasos del circo? Ah, sí, en el (des)gobierno y la oposición. Pero, tengo que confesar que tienen muy poca gracia esos payasetes... Resulta que el circo que teníamos para entretenernos se ha terminado... Hemos ganado la Eurocopa... Digo, ¿hemos? Coño, ¡si yo no he jugado! Por el mismo motivo que no puedo decir "hemos follado" cuando veo una película porno no diré que "hemos ganado" nada... La selección ha ganado la Eurocpa, se han acabado los partidos de fútbol y ahora, sin pan, se nos hace muy larga la espera de las olimpiadas (sí,tranquilos, el fútbol es deporte olímpico)...  Y como no tenemos entretenimiento vemos como la aprobación de estas medidas se nos hacen intragables. 

Señores del (des)gobierno y la oposición, ¿no veis que el subir el IVA de todo no incentivará la economía? Yo no soy experta en economía pero uso el sentido común... Ya estamos bastante jodidos con unos sueldos de mierda (los que tenemos trabajo) sin poder gastar demasiado sin empeñar un órgano vital... ¿creen de verdad que esta subida será efectiva para salir de la crisis? No doy crédito a ciertas cosas... el señor presidente dice que no le gustan las medidas pero que no le queda otra más que apandar con lo que le mandan. Y claro, una que usa la cabeza para algo más que para peinarse piensa... Si este (des)gobierno no es quién nos gobierna y son órdenes de la señora Merkel y compañía quien nos somete a estas condiciones... ¿por qué no ahorramos dinero en sueldos de políticos que no sirven para nada? No sé, es mi humilde opinión... 

No entiendo por qué tenemos que pagar el pato de unos especuladores, chupatintas, mentirosos, caraduras y sabe Dios qué más adjetivos utilizaría si me dejara llevar... Mejor lo dejo aquí... Si a ellos les vale eso del "pan y circo" que repartan pan y que nos pongan buen circo porque esto deja de tener sentido... y ahora en mi cabeza suena "circo, circo, circo"... Pues si tenemos circo, ¡quiero unos payasos que me hagan reír! 

Ojalá esta vez la gente salga a la calle a protestar en lugar de a festejar copas futbolísticas, ojalá la unión del pueblo consigua acabar con la tiranía de los políticos corruptos y se saneé de una vez por todas un sistema que está absolutamente podrido. Si este sistema es insostenible habrá que buscar soluciones... esta visto que Eduardo Manos Tijeras no nos ayuda... vamos en una balsa de plástico en medio de un océano, cada movimiento de este individuo es un pinchazo a una embarcación poco estable... Vamos, cada cual que se apañe un flotador porque esto se hunde... de verdad! Ah, y aprended a nadar que nuestro circo se tornará acuático.

09 julio, 2012

¿Quién marca los límites?

Cuando era pequeña mi madre me decía "no salgas a la calle, no salgas a la calle" y durante un tiempo no salí pero un día me picó la curiosidad y descubrí que más allá del portal de mi huerta había un mundo lleno de posibilidades, de niños y niñas que como yo empezaban sus primeras aventuras en el barrio.
Tiempo después de sentirme segura en el barrio, correteando por la calle, jugando a canicas, a la peonza y a todo lo que se nos antojaba. Entonces los niños más mayores del barrio nos dijeron que no entraramos a su desván, un lugar al que habían puesto un candado en una finca donde había varios frutales donde pasábamos las tardes de sol. Los más pequeños jugábamos subidos en una higera mientras la pandilla de los mayores, nos llevaban unos 5 o 6 años se dedicaban a hacer sabe Dios qué cosas en su "desván".
Nos parecía un sitio maravilloso aquel donde no podíamos entrar, ellos nos decían que si se nos ocurría asomarnos nos darían una paliza, así que entre el miedo y la curiosidad no sabíamos bien a dónde atender. Al final la curiosidad que provoca una prohibición pudo con nosotros y cuando ellos empezaban sus andanzas de adolescente (que si los bares, las discotecas, los ligoteos...) aprovechamos para colarnos y ver que había en aquel lugar. Descubrimos un sitio estupendo, con suelo de madera, sillones de coche donde sentarse y en un rincón varias cajas de gominolas. Los ojos de los más pequeños se salieron de las órbitas ante aquel manjar, aquellos chicos mayores habían emprendido un camino lleno de desencuentros con la ley (pero ese es otro tema) con el robo a una tienda de gominolas.
Tanto nos habían dicho que no entraramos allí que cuando rompimos los límites descubrimos tardes azucaradas a base de gominolas. Dicen que quien roba a un ladrón tiene cien años de perdón, así que de algún modo nosotros habíamos alcanzado el perdón durante un siglo.
Un par de años más y los chicos mayores se hicieron adultos y nosotros pasamos a ser los mayores del barrio, heredamos el desván y lo tuvimos que abandonar tiempo después porque los dueños de la finca decidieron ponerla en venta y nos impidieron el paso. Aquello ya no nos importaba tanto, ahora ya teníamos 13 o catorce años y nuestra meta era saltarnos los límites del barrio.
Nuestras madres no nos dejaban adentrarnos en el monte que había por detrás del barrio pero ajenos a todo peligro rompimos una vez más los límites y descubrimos el mundo de hacer casetas. Poco nos duró la fiebre constructora porque enseguida empezamos a codearnos con el tabaco y los porros. Y eso que todo el mundo nos decía "NO hagas eso, NO hagas lo otro, NO vayas allí, NO te relaciones con esta persona..." pero hacíamos caso omiso de todas estas prohibiciones. Basta que dijeran NO para que fuera SÍ. Fuimos rompiendo los límites que nos había puesto y poco a poco cada uno fue labrándose un camino... Nos hicimos mayores y sin saber bien en qué momento estábamos pensado como nos decían los medios que teníamos que pensar, vistiéndonos como nos dictaba la moda Inditex, opinando igual que la mayoría con alguna variación ideológica... 
Hoy miro atrás y pienso en qué momento nos acomodamos y decidimos vivir una vida marcada por límites sociales cuando desde pequeños siempre osamos desafíar nuestros propios límites. A veces pienso que de forma inconsciente aquellos "NO" que tanto nos repitieron durante la infancia y la adolescencia han creado lo que hoy somos.
De un tiempo a esta parte se me da por pensar (es un vicio que tengo desde hace años pero que en ocasiones dejo en standby) que estoy cansada de los límites que nos pone la sociedad y que asumimos como propios. No hay peor frontera que el propio límite mental que se pueda poner una persona a si misma, es tan difícil salir de esas dinámicas del pensamiento limitado. A veces intento salirme de los renglones de la vida y quedarme un poco al margen para ver y analizar el mundo que me rodea. 
¿Quién marca mis límites? Yo, únicamente yo... o eso debiera.