El blog de la zoocióloga que quería ser escritora

EN OBRAS - Este blog nació de la necesidad de sacar a fuera mi mundo interior, una herramienta que me ha ayudado a aprender a expresarme y transmitir mis sentimientos y sensaciones. Escribir me ha hecho persona y siendo persona he conseguido evolucionar hasta el punto donde me encuentro hoy, en pleno proceso de evolución.

30 marzo, 2011

Cuando hablar no cuesta nada

No dejo de sorprenderme sobre la gratuidad con la que hablan algunas gentes sobre diferentes temas. Sin ir más lejos ayer me encontré una noticia sorprendente sobre la figura de Ghandi, la titulaban "La verdadera cara de Ghandi: bisexual, xenófobo y cruel" (enlace), aún hoy sigo sin salir de mi asombro con los comentarios de la gente.
Os diré que en este caso la gente que deja su parecer no habla gratuitamente, ¡paga por registrarse para comentar! Cuanto más leo los comentarios de alguno más pienso eso de "qué atrevida es la ignorancia". Comparan a Ghandi con Berlusconi y Zapatero, dicen que Jesucristo de Nazaret fue la única persona coherente con su pensamiento y su estilo de vida (no sé que pensarían en el año 33 de un tío que no estuviese casado y que anduviese rodeado siempre por hombres, pero no creo que tuviera muy buena prensa), juntan en la misma frase homosexualidad (o bisexualidad) y pederastia (y esto me da mucho que pensar), hablan en la noticia como si fuesen dueños y señores de la verdad absoluta... Yo no digo que Ghandi fuese un santo, pero tengo la impresión de que ha sido una persona coherente, y seguro que no era perfecto como no lo es ninguna persona humana (quien diga lo contrario que se lo haga mirar).
Otro tema que ha dado mucho que hablar es otra noticia de ese mismo medio sobre la politización del idioma en Galiza (enlace), por supuesto sin contrastar información. Hablan desde Madrid sobre la situación lingüística en Galiza o Catalunya y como siempre lo mejor de todo son los comentarios de la gente. Últimamente este tema sale a debate demasiado a menudo en mi vida normal y es un tema que me altera. He llegado a ver como infravaloraban mi idioma, que es parte de mi cultura y de mí... insulta mi idioma y me insultarás a mí, pero no voy a entrar en profunidad en este tema.
Como la politización de un idioma es un tema que viene de lejos y estamos en época electoral, los dardos que lanzan determinados medios solo sirven para agitar las, ya de por si revueltas, aguas de la sociedad, radicalizando posturas de seguidores y opositores. Y, oye, parece que les está dando resultado, los nacionalistas se ponen en posturas extremas y los no nacionalistas acusan a los primeros de intransigencia y exaltación, parece que así tienen menos razón (y es verdad que a veces las formas nos pierden, pero a todos).
Este es un tema que da mucho que hablar, pero voy a dejarme de politiqueos baratos y publicar mi artículo como una reflexión más en la que podría profundizar pero me llevaría mucho tiempo en dos temas controvertidos como los que expongo.

29 marzo, 2011

Mucha mierda

No quisiera ser vulgar ni caer en la ordinariez, pero este artículo va sobre un asunto soez y escatológico. Discúlpeme toda aquella gente que sea facilmente impresionable pero hoy voy a hablar de algo tan natural como es el comer, el descomer.
Es curioso como en los últimos tiempos me he dejado de cagar en Dios, no fuera a ser que existiese y todo excremento echado al cielo callese siguiendo la teoría de la gravitación sobre nuestras cabezas. También es curioso que en los últimos tiempos siempre que decido culturizarme visitando alguna catedral acabo por pisar mierda de perro. Entonces me acuerdo de todas las veces que me he cagado en el de arriba y decido cagarme en toda esa gente incívica que pasea a su perro por las calles de cualquier lugar para que el pobre animalito vacíe su tripa de excrementos.
Pobre cánido si decidiese hacer popó en casa de su dueño, seguro que un azote le caía como quien no quiere la cosa a modo de lección. Pero es muy fácil sacar al chucho a airear cuando se baja la basura, porque la casa ha de estar limpia, pero la calle que es de todos y todas puede estar plagada de cagarrutas a modo de mina antipersona. Cuando veo algún simpático o simpática que pasea al perro y deja que haga sus necesidades en medio de una acera, un jardín, un paseo... y no recoge me dan ganas de recoger yo su mierda y plantársela en la puerta de casa.
Estoy cansada de esquivar zurullos por la calle y de pisar mierda siempre que visito una catedral nueva. Puede que ahora el de ahí arriba sea el que se cague en nosotros por medio de los animales. ¡Soy una blasfema! Lo sé, per me resulta curioso que cuando voy a conocer la catedral de Lugo piso mierda y cuando voy a la de Tui, lo mismo... en la de Santiago no me pasa porque la he visitado infinidad de veces. Ahora me planteo si ir a conocer la de Mondoñedo, si voy y vuelve a ocurrir me plantearé ciertas cosas.
Esta reflexión me recuerda una historia:
Era un pájaro pequeño que volaba hacia el sur huyendo del invierno. Ese día hacía tanto frío que se congeló mientras volaba y cayó en las hierba de una inmensa pradera. Cuando estaba allí tieso del frío, pasó una vaca y se le cagó encima. Mientras el pajarillo congelado descansaba en el montón de bosta, se dió cuenta de la temperatura agradable que tenía aquel pastel. ¡El calor de la mierda estaba reanimándolo! Así que el pajarillo siguió ahí dentro calentito y feliz, y pronto empezó a cantar de alegría.

Un gato que pasaba escuchó los cantos del pajarillo y se acercó a investigar. Siguiendo los sonidos, el gato descubrió al pájaro bajo la pila de mierda, y rápidamente lo sacó de ahí. Acto seguido se lo comió.

Moralejas de la Historia:
1. Aquél que se caga en ti no es siempre tu enemigo.
2. Aquél que te saca de un marrón no es siempre tu amigo.
3. Cuando estés de mierda hasta el cuello, lo mejor que puedes hacer es mantener la boca cerrada.


22 marzo, 2011

De la teoría a la práctica

Siempre he querido suponer que el ser humano es bueno por naturaleza, pero la contaminación hace que esta idea se distersione a medida que avanza la vida. Hay quien, por ignorancia, va en contra de los derechos de semejantes.
Cuando las acciones de alguien van en contra de otros seres de iguales caracterísiticas y se denuncian como tal deberían remitir, por lógica aplastante. Según la Declaración Universal de los Derechos humanos:

(Artículo 1) "Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros."

(Artículo 2) "Toda persona tiene los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra condición. Además, no se hará distinción alguna fundada en la condición política, jurídica o internacional del país o territorio de cuya jurisdicción dependa una persona, tanto si se trata de un país independiente, como de un territorio bajo administración fiduciaria, no autónomo o sometido a cualquier otra limitación de soberanía."

Pues no me canso de tropezarme con páginas que anuncian ir contra los derechos de las personas homosexuales, de las mujeres, de las diferentes religiones, nacionalidades, ... Vamos, que todo es muy bonito en el papel pero luego se pasan el poner en práctica las definiciones por el forro de aquel sitio (no quería caer en la ordinariez y ya lo he hecho).

No me canso de discutir con mis compañeros de trabajo sobre el machismo que impera en esta sociedad y de como utilizan la mujer a sus anchas según qué cosas. No me canso de ver casos de maltratos y abusos, guerras e injusticias de todo tipo en los diarios y ese principio básico por el que me regía pierde su fuerza. Me enfado y me pregunto en qué momento el ser humano perdió el norte. ¿Será que la contaminación afecta al raciocinio? ¿Será que tantas lacras durante tanto tiempo nos ha hecho inmunes a ciertas cosas? ¿Será que la insensibilidad por repetición se ha instaurado en nuestras mentes haciendo que perdamos nuestra humanidad? Pienso tanto y en tantas cosas que por momentos me pierdo entre palabras...

15 marzo, 2011

Hace ya 5 años...

Hace ya cinco años escribía lo siguiente:

15 de marzo de 2006 - UN DÍA DURO

El domingo me metí en cama con el presentimiento de que el lunes se produciría esa llamada que anuncié en otro post, mi intuición acertó de pleno otra vez. El lunes a las cinco y diez de la mañana el teléfono sonó haciendo que saltase de la cama, una voz me comunicó que me abuela había fallecido, era la voz de mi madre abatida y entre llantos. Aunque sabía que ese día llegaría nunca esperé que fuera tan pronto, al principio me costó asimilar la noticia, a los cinco minutos mi prima Sonia entraba por la puerta para darme un abrazo e invitarme a su casa a la espera de instrucciones para no estar sola en casa.Un par de horas después al tanatorio, de donde no salí en dos días pues el sepelio no fue hasta ayer por la tarde. En dos días dormí poquísimo y descansé menos. Ayer el tiempo no me daba pasado y con cada hora que pasaba mi corazón latía más fuerte y algo en el estómago me angustiaba. La familia permaneció unida durante los momentos mas duros, hermanos, primos, tíos, nietos, bisnietos y amigos trataban de contener como se podía el dolor por esta gran pérdida.
(...) Tenemos el consuelo de que con sus 90 años vivió como una señora, en los tiempos de guerra trabajó como esclava para sacar a sus hijos adelante y que a pesar de ser una persona de campo se culturizaba leyendo el primer libro que cogía por casa (novelas de amor, biografías de santas, ...) y por eso la admirábamos todos. El último paseo que dió fué como más le gustaba a ella, al sol. Ayer el tiempo se concedió el lujo de despedir a mi abuela con muy buena cara, el sol brillaba y la temperatura era óptima para hacer lo que a ella más le gustaba, pasear.
No voy a entrar en detalles de los momentos duros, prefiero quedarme con todo lo bueno y recordarla con un libro en la mano, una gorra en la cabeza y a la sombra de un paraguas en su silla en la huerta. Ayer fue el día más duro de mi vida, nunca antes había despedido a un ser tan querido y admirado. Era la más moderna de todas las señoras de su edad, le gustaba mi piercing en la ceja e incluso el color de mi pelo cuando lo teñí de verde, se adaptaba perfectamente a los nuevos tiempos. Para mí era la mejor abuela que podría haber tenido jamás y por eso la echaré muchísimo de menos.

Desde entonces no ha habido un solo día que no acordase de ella, la sigo teniendo presente como antaño y a veces hasta la echo de menos. Todavía me emociono como una niña entre sollozos cuando la recuerdo y revivo con palabras los momentos duros por llorar su mente. Pero desde entonces he crecido mucho como persona y aprecio determinados detalles que antes obviaba. He sido afortunada de tener por abuela a Señora Lola, ella lo sabía, yo lo sé y ahora vosotr@s también lo sabéis.

10 marzo, 2011

Carnaval

Es tiempo de máscaras y disfraces, estamos en carnaval y mucha gente se viste para hacerse pasar por un día de algo que no es. Hombres que se travisten de mujeres, mujeres que lo hacen de hombres, niños que pasan a ser vampiros, dragones, vaqueros, indios, piratas... Toda aquella persona que quiera hacerse pasar por algo que no es puede vestirse y transformarse sin que nadie le mire demasiado mal.
Supongo que si un psicólogo analizase la frecuencia con que cada persona se disfraza de determinada cosa en diferentes años obtendría algún tipo de conclusión inquietante. Mi disfraz más recurrente en estos tiempos de carnaval es de vaquera, un pantalón vaquero, una camisa de cuadros, un pañuelo al cuello, un gorro y unas pistolas. He repetido ese disfraz unas cuantas veces en años diferentes, y este año también. En los últimos años me he disfrazado en diversas ocasiones de vaquero (de ahí lo de Lupi Luke), de mafioso y de policía. Tienen un denominador común y es que todos estos personajes tienen pistolas, seguro que eso se traduce de algún tipo de tara que tenga en la cabeza, una obsesión con la autoridad y las armas de fuego o algo así... no sé.
Bueno, que me estoy liando... estamos en esa época del año en que todo el mundo recurre a máscaras y disfraces para transformarse en aquello que no es. Pero... ¿no ocurre eso todo los días del año? Todo el mundo finge ser algo que no es en algún momento de la vida, todos interpretamos papeles en función de los roles que nos han asignado y que a lo mejor no se ajustan a lo que realmente somos y es por eso que todo el mundo se disfraza durante todo el año. Hay casos exagerados pero cada cual hace lo que puede para intentar ser feliz. Así que me quedo con esa frase que dice que "la vida es un carnaval".
Y yo cada vez que escribo dejo mis máscaras a un lado para darme a conocer tal y como soy por dentro, porque mi blog ha sido creado con el fin de dejar por escrito las cosas que pienso a modo de desahogo. Como dice Celia Cruz en una de sus canciones:

(...)
"Oh, oh, oh, Ay, no hay que llorar,
que la vida es un carnaval
y las penas se van cantando.
Para aquellos que se quejan tanto.
Para aquellos que solo critican.
Para aquellos que usan las armas.
Para aquellos que nos contaminan.
Para aquellos que hacen la guerra.
Para aquellos que viven pecando.
Para aquellos nos maltratan.
Para aquellos que nos contagian."