El blog de la zoocióloga que quería ser escritora

EN OBRAS - Este blog nació de la necesidad de sacar a fuera mi mundo interior, una herramienta que me ha ayudado a aprender a expresarme y transmitir mis sentimientos y sensaciones. Escribir me ha hecho persona y siendo persona he conseguido evolucionar hasta el punto donde me encuentro hoy, en pleno proceso de evolución.

30 marzo, 2007

Elecciones municipales... ¿sabes a quién votar?

No voy a colgar mi propuesta electoral, ni siquiera os voy a anunciar los puntos de mi programa electoral, no voy a hacer nada porque hoy es día de descansar, recordad que soy la líder del PPDD, soy la mayor partidaria del Descanso Diario. Vótame si quieres, y sino pues nos vamos a tomar un café.

26 marzo, 2007

Amelie

El sábado era un día como otro cualquiera, mi cabeza estaba plagada de nubes grises y negras. El afán de intentar no caer en la rutina me hizo salir de mi cascarón por un momento y trasladarme a salir a un lugar más o menos cercano y familiar, Vigo. Fuimos de cena. Eramos así como 15 personas, en su gran mayoría chicas.
A pesar de la multitudinaria compañía yo me sentía un poco triste en el fondo, el porqué todavía no lo tengo muy claro, quizás haya sido esos días en los que odio ser mujer, quizás el simple hecho de haber añorado tiempos mejores. El cambio de estación estaba en marcha y yo ni siquiera me había dado cuenta. Hablé, reí, cené y bebí. "Tras varios tequilas las nubes se van pero el sol no regresa" recordé entre pensamientos mudos.
Los locales estaban llenos de gente, chicas guapas, no tan guapas, chicos plumero, gays sin más... Y entre tanta gente, bullicio y luces de discoteca vi un rayo de sol. Una chica majísima y preciosa que me llamó la atención a pesar de su edad. Intimamos a lo largo de la noche y me hico reír, gracias a sus besos conseguí rescatar esa "esperanza" de creer en el ser humano. A penas la conozco pero me muero de ganas de saber hasta el último detalle de su vida.
PD: He vuelto a sonreír, gracias Amelie.

20 marzo, 2007

Con sabor a rancio (cursilerías de un momento de bajón)

Parece mentira que después de todo aquello que parecía amor sólo nos quede este sabor a rancio de algo que pudo ser la historia más bonita del mundo.
Pues aún recuerdo el día en el que bajé por las rocas del fin del mundo (Finisterre) mientras tú sufrías por mi atrevimiento y me quedé allí un rato. Al volver te habías enfadado un poquito conmigo porque te lo había hecho pasar mal pero mi gesto te alegró, con una pluma y una flor en la mano te dije "No te he podido traer lo más bonito del fin del mundo, que son las vistas, pero en compensación te traje esto", tus amigas me miraron y dijeron un "Ooooh" de ternura.
Recuerdo también todos los besos que te robaba a escondidas para que nadie nos viese, recuerdo el día que apareciste de sorpresa cuando yo ya no contaba con verte hasta una semana después y la cara de tonta que se me puso y me duró semanas... me acuerdo de esa sensación y de todos los "tequieros" que te dije.
Lo recuerdo porque hoy hurgando en la herida he vuelto a sangrar, releí palabras de amor que nos dijimos en correos y recordé que bien me sentía entonces, cuando tenía todo y no lo supe aprepciar. Lo mandamos todo al garete y ahora solo nos queda eso, un recuerdo rancio y podrido. ¡Qué triste!
PD: ¡A Dios pongo por testigo que jamás dejaré que un amor que llegue a mi vida se vaya por la puerta de atrás, sin hacer ruido y que aprovecharé hasta la última gota de esperanza porque esto que digo se cumpla!

16 marzo, 2007

Aprendiendo a odiar (última lección)

El dolor se va con el paso del tiempo, y en un esfuerzo de querer hacer al ser humano bueno por naturaleza decidimos quedarnos sólo con lo bueno. Por eso cuando acabamos una relación al principio solo duele lo malo y no parece que haya otra cosa, todo son motivos para odiar y así poder olvidar. El alcohol escuece pero cura, así como el odio duele pero ayuda a cicatrizar. El odio no es lo opuesto al amor, es la cristalmina, el medicamento que nos cicatriza el corazón. Sólo cuando superamos el odio inicial podemos quedarnos con lo bueno.
De hecho, superada esa fase el corazón comienza a reconstruirse. El dolor hizo mella y las heridas cicatrizaron al fin. Ya casi no duele el meter el dedo en lo que fue la herida. No he sido capaz de odiar de corazón, eso es imposible, el odio no cabe en el corazón y está en la cabeza. Por eso, si has de odiar hazlo fríamente, dolerá menos, y con la cabeza.

13 marzo, 2007

Ya ha pasado un año

Hace hoy un año desde que me desperté sobresaltada por una llamada de teléfono a las cinco de la mañana, quien llamaba era mi madre y quería transmitirme la peor noticia que he tenido hasta ahora. Mi abuela había muerto.
De esto hace ya un año, pero cuando pienso en su pérdida todavía me duele. Sin embargo tengo la feliz sensación de haberla visto hace tan solo unas horas, la tengo tan presente en mi vida que nunca dejaré que el olvido haga su trabajo. Me gusta sentirla cerca a pesar de que no está, me gusta añorarla en algún momento de cada día.
Me encanta sentirte cerca en la lejanía y dejar flores en tu tumba porque sé que tus restos yacen ahí, abuela, pero tú estás en cada instante en nuestros corazones. Todo el mundo te quiere y te recuerda como eras, ni más ni menos. Te quiero y sé que donde estés tú lo sabes de sobra.
Hoy te he recordado si cabe más que cualquier otro día del año (salvo el día de tu cumpleaños, que esa sí es una fecha señaladísima) y he hablado de tí a casi todo el mundo. Hoy quise hacerte un homenaje a mi manera y en el modo en que se me da mejor, escribiéndote. Has visto desde ese pedestal en el que te tengo como nacía tu bisnieto Noah (mi sobrino) y como todo el mundo te echó de menos en la cena de Navidad. A pesar de tu ausencia en la cena sabía que tú estabas como los otros años con nosotros, en nuestras mentes.

08 marzo, 2007

Para Maxi

Hoy es el cumpleaños de mi alma gemela, que está a muchos quilómetros de distancia pero a pesar de ello creo que está más unida a mí que la mayoría de la gente. He creido conveniente, ya que le guardo un rincón de mi corazón para ella, dedicarle un post enterito para ella:
"Cada año que pasa nos hacemos viejas pero nuestro espíritu crece. Los años dejan huella en nosotras poco a poco, como las olas que rompen en las rocas. El agua de mar moldea esas rocas como el paso del tiempo nuestro ser. Somos como somos gracias e ello, por eso me alegro de cumplir años cada 365 días, más años y más experiencia... en resumen, más tiempo para conocernos a nosotras mismas. Feliz en tu día y que sigas cumpliendo muchos más a su debido tiempo. Te hago saber, aunque ya lo sabes, que me tienes para lo que necesites. Te quiero, ya lo sabes. Mi regalo: mi amistad más sincera, un hombro para cuando necesites llorar y una mano para tendertela cuando caigas."

07 marzo, 2007